11/22/14

Gift.

(It ended bad but) I love what we started.

11/17/14

Galletas.

"No quiero hablar de esto porque es algo que está en mi vida pero quisiera que no"

11/15/14

Francis forever.

Habitar mi cuarto es la máxima prueba del malvavisco. Siempre he sentido el impulso de escribir en las paredes con todo lo que pienso, mi muy impractico cuaderno que llevaría a todos lados al igual que Linus su frazada de no ser por las raíces y los cables que llevan la electricidad a todo mi hogar. ¿Y qué hago? Miro hacia la ventana y veo mi árbol favorito aletear sus ramas gracias al viento. Puse velas de modo que semejaran los puntos cardinales y se fundieron consecutivamente. Y pareciera que el ritual funcionara de una manera que no esperaba porque dejé de esperar y dejé de pensar por doce horas y sólo usé audífonos hasta que las palabras se acabaron y las notas se apagaron. Y pienso en las palabras que me gustaría escribir mal, perder el control de todo lo que llega a esclavizarme y dejar de querer lo que sea que soy. Y es verdad que yo misma inhabilité esa capacidad mía de convertir lo malo en peores cosas pero extraño llorar por necesidad y no por reflejo.

11/14/14

Ooo.

Estoy sola pero sin dolor y lo cierto es que el cambio es bueno y el pelo crece.

11/2/14

Momentos de muerte.

Todo crece: la complacencia me traga completa cada vez que cruzamos miradas, intercambiamos palabras, existimos dentro de lugares. Todo crece tan rápido como la levadura.

Nada existe: tienes el sentimiento o no lo tienes.

Luis Buñuel: una violenta visión del tiempo.

Engaño como sustento: aquello que alguna vez quise regresa cuando más feliz soy.

Maquinaria perfecta: Pavlov estaría orgulloso de todo lo que has logrado conmigo.

Anaïs: las hojas cayeron hace un mes pero la impresión sigue en el mismo lugar.

El gato de Schrödinger: la perseverancia rara vez ha funcionado dentro de esta casa.

Había habido: el fatal error que mi orgullo no me ha permitido olvidar.

10/25/14

Luna.

Todo se ha ido mecanizando y lo más acelerado han sido mis miedos.
El miedo a ser tan transparente que deje de tener un lugar.
El miedo que se alimenta de mi ansiedad y me hace sentir criaturas caminando dentro de mi cráneo.
El miedo que hace crecer bolas en mi nuca que simplemente no se va.
El miedo que me hace levantarme en las madrugadas para ponerme a discutir con fantasmas.

Los genocidios de mi sueño no tienen autor; ando por ahí, rondando sin dirección.
Las cosas que solían importar, ya no son.
Ya no hay esperanzas de ser aquello que quise ser.
Otro año que da vueltas a mi eje.
Todo es político y nada es poético.